Tips para hacer una lista de invitados para tu boda

Además de planificar bien el cómo será tu boda, uno de los elementos que menos atención recibe es la lista de invitados y es que, aunque parece una tarea fácil, en realidad es más difícil de lo que parece. Puesto que nunca basta con invitar a tus familiares, amigos cercanos y conocidos.

Se debe tomar en consideración siempre la cantidad de personas que quieres que asistan a un evento tan importante como tu boda, ya que mientras más personas invites, mayor será el presupuesto; además de ello, al final del día deberás quitar a más de una persona de la lista de invitados. No es una tarea fácil o agradable.

¿Cómo hacer una lista de invitados?

Antes de realizar la famosa lista para tu boda, debes tomar en consideración varios criterios que pueden ayudarte a mantener la mente en orden al momento de pensar a quiénes quieres invitar para tu boda.

Esta tarea resulta más fácil cuando se contrata la ayuda de un wedding planner pero, si quieres ser tú la que organice tu lista de invitados, sigue estos simples pasos para simplificar su dificultad.

Los criterios que debes considerar para escribir tu lista de invitados no son tan complicados ni difíciles de entender, puesto que se basarán en el presupuesto, la cantidad estimada de invitados y si la boda será grande o pequeña.

Una vez establecidos estos criterios, puedes empezar a considerar a quiénes puedes invitar. Un consejo que puede resultar muy útil es que cada uno puede realizar una lista con aquellas personas que desean que estén dentro de la lista, para después compararla y decidir de quiénes pueden prescindir en base a la cantidad establecida.

Otro buen consejo para tener una buena lista de invitados es elegir aquellos invitados más cercanos, inmediatos o habituales en tu día a día. Por ejemplo, los familiares inmediatos serán invitados al igual que los compañeros del trabajo. Pero los jefes siempre serán prescindibles si no tienes una buena relación con ellos.

Los amigos de los amigos en común no serán invitados al igual que los ex amores. ¡Ojo con esto!

Abrimos paréntesis para acotar que, dentro de este paso, esta lista de invitados también está sujeta a recortes o ajustes una vez finalizada, puesto que sólo estás realizando una lista preliminar o borrador para dar paso a la lista oficial.

Acompañado de este paso, deberás determinar cuántos acompañantes tendrá cada invitado para que así, puedas disponer de tantas sillas para la mesa que se les asignará. E incluso, determinar si quieres que niños asistan a tu ceremonia.

Lo siguiente que se realizará será empezar a clasificarlos, agrupar a cada invitado dentro de una categoría o grupo para que así la distribución sea más fácil y proporcional. Estas agrupaciones serán de mucha ayuda para, más tarde, lograr distribuirlos a lo largo del salón y de las mesas, evitando discordias o discusiones indeseables.

¿Cómo los puedes agrupar? Puedes tener como característica a qué ámbito de tu vida pertenecen cada uno; son parte de tu vida profesional, son amigos de toda la vida o pertenecen a tu círculo social, son familiares, etc.

En resumen, para realizar tu lista de invitados debes:

  1. Determinar la cantidad aproximada de invitados, el presupuesto para tu boda y si esta será grande o pequeña.
  2. Realizar un borrador previo; tú y tu pareja pueden tener su propia lista para luego, compararlas y decidir a quiénes desean que asistan y quiénes no asistirán a su boda.
  3. Determinar la cantidad de acompañantes de los invitados, para así limitar la cantidad de invitados y el presupuesto de la boda.
  4. Agrupar a los invitados de acuerdo a sus criterios para facilitar la asignación y distribución de las mesas.

Tips para saber a quiénes invitar

Aunque estos pasos logren simplificar en gran medida la realización de la lista de invitados, a muchas parejas se les dificulta decidir de quiénes prescindir por lo que es más fácil establecer ciertos criterios para ello.

¿A quiénes no debemos invitar? A aquellas personas que: no les caen bien, si no son amigos cercanos a ti o a tu pareja, si no han hablado por más de un año, si son personas con las cuales coincides muy poco en determinadas ocasiones. Aquellos que sabes que no asistirán a tu boda aunque les envíes las invitaciones y hables con ellos.

Incluso, hay quienes comentan que aquellos a quienes no se deben invitar a la boda serán aquellos invitados por compromiso y a quienes podrían armar un drama si no se les invita. Cabe destacar que este último punto llega a ser muy controversial a la hora de decidir; sin embargo, recuerda, fuera de las presiones sigue siendo su boda y sus elecciones.

Entonces, ¿a quiénes sí podemos invitar? A los amigos de toda la vida, aquellos con los que no pierdes el contacto, a los compañeros de trabajo más cercanos a ti, a quienes su presencia es importante en tu boda, a los familiares inmediatos y más cercanos. A los que hacen un buen ambiente y si los invitó, o invitará, a su celebración.

¿Qué más debo saber?

La lista de invitados debe ser clara y precisa, además de que en esta puedas llevar un registro de la confirmación de asistencia de cada uno de los invitados, sus acompañantes y número de contacto para notificar cualquier eventualidad que se pueda presentar durante la semana previa, o los días previos, a la celebración.

Cabe destacar que, aunque limites los invitados y establezcas cuántos acompañantes podrán llevar, siempre habrá quiénes te pregunten si pueden llevar a una persona más fuera de lo establecido previamente.

También debes contar con que a los fotógrafos y a algunos trabajadores debes asignarle un menú profesional, aunque no irán en las mesas principales si debes acordar con el salón el lugar donde los asignarás-

En estos casos es importante aclararles, amablemente y de forma directa, el límite de invitados que planteaste para la ceremonia y la organización que poseen para cada una de las mesas. Así evitarás malos entendidos, o sorpresas desagradables, para el día de tu boda solo porque no se aclaró de forma directa la cuestión en sí.

Aún con todo esto, recuerda divertirte en el proceso. ¡La boda y su celebración saldrán justo como ustedes la planearon!